clausula suelo

 

El pasado 21 de diciembre se dio a conocer el fallo del TJUE a favor de establecer una retroactividad total en la devolución de las cláusulas suelo que se aplicaron sin transparencia. Ya el Gobierno decretó suprimirlas hace escasos meses para aquellas familias financieramente más vulnerables. Pero es ahora, cuando Europa ha resuelto eliminar las cláusulas suelos con efectos retroactivo, que vuelve a estar de actualidad.

¿Qué es la cláusula suelo?

El suelo hipotecario es una cláusula que establece un interés mínimo a pagar en nuestra hipoteca aunque el índice al que esté referenciado el préstamo hipotecario (normalmente euríbor a 12 meses) cotice en valores inferiores a dicho límite. Por ejemplo, si tenemos un suelo del 3 % y el interés de nuestra hipoteca (euríbor + 1 %) suma 1,5 %, pagaremos un interés del 3 %, porque es el mínimo que vamos a pagar siempre. La cláusula suelo la encontraremos entre las condiciones del contrato de la hipoteca, aunque ya advertimos que posiblemente no aparecerá bajo este nombre.

El principal problema de la cláusula suelo radica en que impide a los clientes que la cuota de su hipoteca se reduzca cuando desciende el índice de referencia de su préstamo hipotecario, ya que aplica un interés mínimo a pagar siempre que el euríbor esté por debajo del valor que marque la cláusula. El suelo hipotecario no afecta a las hipotecas fijas, ya que el interés en este tipo de préstamos hipotecarios no está referenciado a ningún índice, por lo que no varía y las cuotas siempre son las mismas.

¿Cómo puedo saber si mi hipoteca cuenta con una cláusula suelo?

La manera más sencilla para comprobar si una hipoteca incluye una cláusula suelo es consultar el contrato hipotecario, distinto de la escritura de compraventa de la vivienda. En ese documento, ese límite al tipo de interés que cobra la entidad suele aparecer en el apartado de condiciones financieras. La redacción más usual de esta cláusula es parecido a lo siguiente: «En ningún caso el tipo de interés nominal anual resultante de cada variación podrá ser superior al X% ni inferior al X%». En el caso anterior, la hipoteca tendría tanto cláusula techo como suelo. Sino lo encontrásemos en el contrato del crédito, se podemos consultar el recibo bancario del último pago del préstamo. Si el tipo de interés que aparece como pagado no es igual a la suma del Euribor más el diferencial pactado, efectivamente la hipoteca tiene una cláusula suelo, y ese interés es el tope.

Vale, mi hipoteca tiene cláusula suelo, ¿cómo puedo reclamarla?

Para iniciar el procedimiento de reclamación de la cláusula suelo se debe presentar al banco una reclamación extrajudicial. Este documento es un escrito en el que se reclama a la entidad la nulidad de la cláusula suelo y la devolución íntegra de las cantidades aplicadas. Si el banco atendiese esta reclamación y nos devolviese el dinero, no habría más que hacer. Pero muy probablemente no será así, y tras un plazo prudencial de diez o quince días después de haber presentado la reclamación, deberíamos irnos a la vía judicial e interponer demanda. Y a partir de aquí se pone en marcha el proceso.

Como documentación a aportar en la demanda, los despachos de abogados suelen pedir al cliente nada más que la escritura de la hipoteca y copias de los últimos recibos.

La cantidad que se puede recuperar varía según el caso, dependiendo de muchos factores, como el porcentaje de suelo, el importe de la hipoteca o, sobre todo, los años. Las cifras pueden oscilar, aproximadamente, entre los 10.000 y 15.000 euros, aunque al haber quedado eliminada la retroactividad, podría ser ahora más dinero

En cuanto a reclamar al banco intereses sobre el exceso cobrado, se podría realizar esta petición cuando todo ha trascendido ya a instancias judiciales, es decir, cuando se ha presentado la demanda y el banco ha sido condenado. Entonces si se pueden reclamar los intereses.

 

© 2014 (c) BOTELLA Y ASOCIADOS | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
Sitemap

C/ Josep Joaquin Landerer,10 03202 Elche-965431967

SIGUENOS EN: